En el presente  documento; intentaremos describir el protocolo que se lleva a cabo en el C.B. Breogán ante la aparición de una lesión. Este protocolo se comenzó a gestar en temporadas anteriores, con la colaboración de Belén Díaz (en aquellos momentos fisioterapeuta titular del equipo), y ha sido la presente temporada cuando ya se ha puesto a funcionar, gracias a las aportaciones del actual fisioterapeuta del equipo (Jaime Capellá) y del grupo de trabajo de la clínica Marzo Saúde (entidad colaboradora del C.B. Breogán).

La función de este protocolo es que todos los profesionales que trabajamos día a día con los jugadores lesionados (fisioterapeutas y preparador físico); dispongamos de información inmediata sobre las tareas realizadas por el jugador para, en función de la misma, programar tareas posteriores.

El protocolo se inicia con la apertura de una hoja de registro en la que se detalla el mecanismo lesional, zona dañada, quién lleva a cabo la primera intervención así como una valoración inicial. En dicha hoja se indica, asimismo, si ha sido necesaria la realización de pruebas médicas y, en caso afirmativo, los resultados de las mismas. Finalmente, se adjunta el informe del traumatólogo relativo a la lesión (servicios médicos del hospital Polusa, dirigidos por la traumatóloga Luisa Ibáñez).

Con toda esta información se inicia el proceso de recuperación del jugador. Cada profesional que trabaje con el jugador lesionado deberá cumplimentar un documento donde se registre el día y la hora de la sesión, la percepción de dolor previa a la misma (escala de 0-10), las tareas realizas durante la sesión y, finalmente, una segunda evaluación del dolor. Adicionalmente, siempre se dispone de una zona en la que incluir comentarios que puedan ser de interés para los demás integrantes del grupo de trabajo.

Es importante puntualizar que cada sesión que se realice debe conllevar su hoja, por lo que la mayoría de los días nos encontraremos con varias hojas de registro..

Toda esta información se gestiona a través de una plataforma que permita compartir los archivos, donde aparecerá una carpeta para cada jugador y, dentro de la misma, una carpeta denominada “historial” que incluirá todos los antecedentes médicos del jugador así como todos las pruebas realizadas desde su llegada al club (prueba de esfuerzo, analíticas, reconocimiento médico…). En el momento que surja una lesión se creará una nueva carpeta que se nombrará con la fecha del percance seguida del diagnóstico y en la que se incluirán todas las pruebas realizadas, los informes médicos así como todos los trabajos que se vayan realizando con el jugador (lo explicado anteriormente). Paralelamente a esto, se crea un grupo de trabajo a través de una aplicación de teléfono móvil, donde también se incluye al entrenador, con el fin de tener un contacto más ágil en el día a día del proceso de recuperación.

Por último, y como colofón al proceso de recuperación, se crea una hoja de alta (tras haber recibido el alta médica por parte del equipo médico), donde se indican los trabajos recomendados para mejorar la zona lesionada y así evitar posibles recaídas. Hay que puntualizar que, posteriormente al alta médica, se debe trabajar en el alta deportiva, la cual se produce cuando el jugador vuelve a integrarse al 100% en los entrenamientos con el resto del equipo. Señalar que esta tarea sería ya cometido del preparador físico.

Sin duda, el deporte profesional ha sufrido una evolución excepcional los últimos años, tanto en la información que poseemos para trabajar como en los medios de los que se dispone para el desempeño de las tares. Aun así, lo más importante no es la cantidad de información o conocimiento que poseamos en nuestras manos sino la gestión que hagamos del  mismo, de ahí que nuestra idea haya sido la creación de un grupo multidisciplinar (médicos, fisioterapeutas, preparador físico, entrenador…) con el fin de optimizar los recursos y, entre todos, lograr reducir el número de lesiones y, en el caso de haberlas, que su tiempo de recuperación sea mínimo. En este grupo no se pregunta qué estudios has cursado para marcar hasta dónde puedes opinar, en este grupo se ponen ideas encima de la mesa y se busca la más adecuada para cada caso.

“Ninguno de nosotros es tan inteligente como todos nosotros.” – Ken Blanchard